Archivo para septiembre 2010

Los Cómics del Bicentenario

AM3201043302010 6, 2007

Con motivo de los 200 años del inicio del movimiento insurgente y los 100 años del inicio de la Revolución, se han publicado distintos cómics relacionados con estas celebraciones.

El Colegio de México presenta dos cómics: La Independencia y La Revolución, ambos basados en el libro Nueva Historia Mínima de México publicado también por esa institución académica.

Los volúmenes están muy bien editados, en pasta dura y a color. La información histórica presentada se beneficia de las ilustraciones de Jorge Aviña (La Independencia) y Pepeto (La Revolución).

Sin embargo, independientemente del valor de las adaptaciones, como narración secuencial, ambos cómics son muy estáticos ya que las ilustraciones sólo acompañan a los textos sirviéndoles de fondo.

Tan claro es el papel secundario del artista gráfico, que su nombre ni siquiera aparece en la portada de los cómics.

Por otro lado, novelar gráficamente dos periodos históricos de nuestro país no es sencillo. Presenta una decisión fundamental: o bien se narra por un historiador o bien por los personajes, reales o ficticios. Esta última fue empleada en aquella serie de cómics auspiciados por la SEP en los años 70s, llamada México: Historia de un Pueblo.

Las adaptaciones de El Colegio de México optan por la figura del narrador: Don Pascacio, el dueño de una vieja librería en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Don Pascacio es un artilugio para que se cuente la Historia. La trama que lo lleva a ser el narrador carece de importancia. Incluso, conocemos su nombre hasta la página 45 del primer tomo. La construcción del personaje es tan pobre que nunca llega a existir un verdadero interés en los problemas que aparentemente tiene con su hijo y respecto de la probable venta de la librería. Nada ayuda que ambos cómics inician su narrativa como salida de la nada.

Diferente fórmula emplea Sensacional de Héroes de Norma Editorial, escrita por Francisco Haghenbeck y un grupo de moneros coordinados por Luis Gantús, entre los que se encuentran Augusto Mora, Juanele, Bachan, BEF, Micro y Momo.

Éste cómic, cuyo título se inserta en la tradición editorial historietística de nuestro país, da voz y rostro a algunos de los personajes que intervinieron en los dos momentos históricos que celebramos en México este 2010.

Los resultados son variados, como es de esperarse en esta clase de proyectos. No obstante es evidente el profesionalismo de cada dibujante, así como el dominio de sus estilos artísticos.

A diferencia de los cómics de El Colegio de México, Sensacional de Héroes es más un anecdotario de la vida y hechos de los personajes seleccionados, debido al formato narrativo que se eligió. Destaca la historia del Niño Artillero, en el que Micro construye una escena bastante dramática y dinámica. Pero mi favorita es la del Pípila, muy bien lograda por Juanele en forma chusca y divertida.

Por último, no podía faltar Trino con sus Historias Desconocidas de la Independencia y la Revolución editada por Tusquets.

En el estilo de Magú con aquel Hidalgo y sus Gritos hecho junto a Enrique Krauze, Trino nos presente a un Cura Hidalgo que antes de ir al grito se conecta a Twitter vía su BlackBerry para no “hacer el pancho de llegar solito”.

Como nos ha acostumbrado Trino, su cómic es muy divertido, irreverente y desmadroso.

20120120-084856 a.m..jpg

Market Day

PM10201033302010 6, 2007

Las historias sobre viajes, en muchas ocasiones, están llenas de aventuras y los protagonistas llegan a su destino como personajes que han madurado y cambiado a lo largo del trayecto. Son esos cambios los que permiten a la heroína y al héroe enfrentar la “batalla final”. Sólo hay que recordar, de ejemplo, El Señor de los Anillos.

Market Day de James Sturm es la historia de un viaje en el cual la principal revelación del personaje principal es que el mundo cambió desde la última vez que peregrinó para vender sus alfombras. Y nada lo preparó para este nuevo mundo.

Sturm sigue su estilo gráfico desarrollado en The Golem’s Mighty Swing y Satchel Paige. Con un sorprendente nivel de detalle y una paleta de colores suaves que reflejan el estado de ánimo de la situación.

A lo largo de Market Day seguimos el camino de un artesano de alfombras que las quiere vender en el mercado. Lleno de orgullo por su producto ya que sigue los valores que le fueron inculcados por los anteriores artesanos, llega al mercado para encontrarlo convertido en un centro de intercambio masivo de bienes, sin el menor respeto por la calidad del producto o el esfuerzo que la manufactura de los mismos implica. De repente, el inicio de una nueva era mercantil cae sobre mujeres y hombres de principios del siglo XX.

Market Day es un cómic excepcional.